Recetas

SUSHI EN CUENCO o sushi para unas prisas

sushibowl

Por Tamar Meneses/QUEENENSALADA

Debe quedar poco moderno, o gastrocurioso, al que no le guste el sushi. Ya sea porque de verdad le gustó desde el primer momento que lo probó, o porque a fuerza de estar en el top 5 de las comidas postureo por antonomasia a ver quién es el guapo que se atreve a confesar que no le gusta. Eso queda fatal, lo peor.

Ironías aparte, el sushi ha llegado para quedarse. Quizás el actual boom de locales donde se prepara sushi, para comer in situ o para llevar, sufra la necesaria limpieza de calidad, y al final sólo queden unos cuantos, los mejores, los que de verdad se lo merezcan, porque ya se sabe que las modas traen mucho aprovechado y a veces es difícil separar la paja del grano.

En casa sabemos hacer sushi, en muchas de sus variantes, pero hay veces que tienes muchas ganas de sushi pero pocas ganas de toda la parafernalia que hay que montar para hacerlos. Si además coincide que en tu zona no hay un local decente para quitarte el antojo, o simplemente te apetece comerlo en casa, el cuenco de sushi es tu salvación. Fácil y sencillo.

Ingredientes

Para el arroz

400 gr. de arroz de sushi (sobrará, y después te explico porque te digo que hagas tanta cantidad)

75 ml. de vinagre de arroz

2 cucharaditas de sal fina y 50 gr. de azúcar blanca

Este es el paso más latoso, el más largo, pero vale la pena. Hacer bien el arroz es parte indispensable de para hacer un buen sushi, en cuenco o enrollado. Por eso te digo que hagas mucha cantidad, porque la buena noticia es que el arroz para sushi congela estupendamente, y te dará menos pereza todavía prepararte tu cuenco cuando quieras.

Pon el arroz en una fuente y cúbrelo con agua, mantenlo así durante 30 minutos.

Acabado el tiempo escurre el arroz en un colador y enjuágalo.

Vuelve a poner el arroz en el cuenco y ponle agua otra vez, frota el arroz dentro del agua para que se vaya limpiando de almidón. Escúrrelo y enjuágalo. Repite esta acción 3 veces.

Pon el arroz en un cazo con tapadera y añádele 550 ml de agua. Tápalo (dejando una mínima rendija para que el vapor escape), deja que rompa a hervir y baja el fuego al mínimo para que se haga durante 17 minutos.

Retira del fuego y déjalo reposar tapado durante 10 minutos más.

Mientras, en otro cazo pequeño, pon el vinagre, la sal y el azúcar a calentar a fuego lento, removiendo para que el azúcar se disuelva bien.

Colocar el arroz en una fuente amplia y lo más plana posible (los puristas dicen que debe ser de madera, pero yo lo hago en una fuente de barro y me va bien). Echar la mezcla del vinagre poco a poco, mezclando y dándole vueltas al arroz con una espátula, deshaciendo los bloques de arroz. Continúa echando el vinagre hasta agotar la mezcla, mezclando a la vez y aireándolo con un abanico (de nuevo los japoneses son los más ritualistas del mundo, yo lo abanico con un papel doblado y funciona).

Cubrir el arroz con un trapo húmedo hasta que se enfríe totalmente y prepares los demás componentes de tu cuenco.

Para el cuenco

Aquí no hay una lista de ingredientes al uso, como en el mundo del sushi enrollado hay miles de variantes, desde las más tradicionales, a las más curiosas (algunas hasta se me hacen tan, tan innovadoras que creo que desvirtúan el concepto japonés o de inspiración asiática del sushi como tal, pero para gustos… los sushis)

Los ingredientes que no deben faltar son: el alga nori, la soja y el wasabi. Todo lo demás es un juego de ingredientes y texturas.

Coge la porción de arroz que vayas a consumir y ponla en un cuenco. El resto del arroz lo puedes dividir en raciones y congelarlo en bolsas de congelado de manera individual para otro día. Sólo tendrás que sacarlo del congelador la noche anterior.

Yo al mío le suelo siempre poner aguacate, algo de zanahoria cruda laminada, y tiras de pepino. Después le pongo pescado crudo si tengo, si no puedo ponerle kale y edamame, o tiras de col lombarda, o palitos de cangrejo, o gambas. Tiras de tortilla francesa. Ya os digo, miles de combinaciones.

Lo aliño con el alga nori recortada o directamente triturada, un chorreón de salsa soja, espolvoreo un poco de wasabi (cuidado, pica mucho) y sésamo negro.

Ahora que llega el buen tiempo (esperemos) es una magnífica opción tener nuestros paquetitos de arroz preparados para mezclar con lo que queramos. Fácil y rápido. Riquísimo, tanto como un sushi roll pero sin tanta complicación.

FullSizeRender (4)

Escrito por:
Conscientemente mediterránea y más castiza de lo que me gusta reconocer. Adoro el buen vino, y si no existiera el jamón ibérico, sería vegetariana.
Procuro tener siempre flores y caminar por la parte soleada de la calle.
Vivo con una curiosidad sana por casi todo.
No concibo la vida sin compartirla con animales.
Tranquila. Imaginativa. Realista.
No soy de lágrima fácil, tampoco de abrazo.
Me esfuerzo en ser viajera, no turista. Odio el trayecto.
Con la báscula y el despertador firmé hace tiempo un armisticio.
Amiga de lo sencillo. Enemiga del triste, del gris, del tibio.
Habladora, observadora, no me gusta nadar y guardar la ropa.
No soy perfeccionista, pero me gusta hacer lo correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *