Entrevista, Mi negocio craft, Opinión, Sin categorizar, Tricot y costura

Vivir tejiendo como Pearl Knitter

FOTOS: Sweet Marian en Ofelia Bakery

No sabemos si tejer está de moda, pero sí que une mucho. Cada día descubrimos nuevas cuentas de Instagram donde las agujas y las lanas son las protagonistas, recibimos notas de prensa de pequeñas marcas de lanas (producciones locales de un mérito incalculable) o alguien ganchillea tímidamente en el metro.

Lo que el hilo ha unido, que no lo separe nadie.

Hay quiénes han hecho de esta técnica una forma de vida. Sí, han conseguido vivir de aquello que les apasiona. Es el caso de Pearl Knitter, la historia de una madre y una hija que empezaton a tejer juntas y han formado uno de los dúos más conocidos del sector craft.

Descubre su historia a través de esta entrevista.

Para situarnos un poco, puedes comentarnos quiénes sois y cuál ha sido vuestra trayectoria más allá Pearl Knitter.

Pearl Knitter es el proyecto de vida que comparto con mi madre, Asunta, es decir, que trabajamos juntas. Como madre e hija hemos aprendido a conocernos en el ámbito laboral y congeniar de tal forma que conseguimos sacar la energía para llevarlo todo para adelante. Ambas venimos del mundo del Arte, mi madre estudió Bellas Artes y yo Historia del Arte. Antes de Pearl Knitter ella ejerció como profesora en la universidad, y canalizaba su creatividad a través de los pinceles, el grabado y la fotografía. Por mi parte he pasado por diferentes ámbitos, desde la museografía, a la producción de eventos o 1 negocio físico propio…

¿En qué momento aparece el punto en vuestras vidas y nace Pearl Knitter?

En 2013 comenzó a gestarse el proyecto conjunto, décadas antes, en los 80, mi madre llegó a tener su propia empresa de diseño: sus prendas tejidas a mano se vendían por toda Andalucía y contó con más de una veintena de tejedoras para llevar a cabo la producción de sus diseños. Yo era muy pequeña entonces y crecí rodeada de ovillos. Cuando mis hermanos y yo fuimos más mayores ella, estudió su pasión, Bellas Artes, y el punto quedó relegado a un 2º plano. Pero en 2013 volví a vivir en casa de mis padres (cambio de ciudad, ruptura amorosa, nuevo trabajo…). Yo estaba 100% metida en una empresa de eventos y mi vida era un no parar. Entonces le detectaron una enfermedad a mi madre (ahora ya superada), y todas las circunstancias nos llevaron a tomarnos la vida con más calma, a emprender juntas esta aventura y hacer lo que mejor se nos da: diseñar, tejer, enseñar y comunicar a través del punto.

“Gracias a Pearl Knitter estoy en constante aprendizaje”

¿Cuáles dirías que han sido los puntos destacados o lo hitos de Pearl Knitter hasta ahora?

Para mí fue muy importante realizar nuestro primer tutorial en vídeo, la herramienta perfecta para enseñar (online). Nunca antes había grabado ni editado en mi vida, así que gracias a Pearl Knitter estoy en constante aprendizaje. Eso fue en otoño de 2014, tuvo una acogida espectacular e hizo que llegáramos a muchas más tejedoras. A partir de ahí continuamos realizando tutoriales, y eso nos llevó a hacer nuestro primer curso online. Temerosa solo ofrecí 6 plazas, y se apuntaron 5 personas. Para mí fue un éxito y me animé a crear tutoriales para aprender a tejer un jersey con todas las técnicas básicas y, a partir de ahí, un curso con un grupo para tejerlo juntas online, ¡casi 300 tejedoras se unieron a nosotras! Desde entonces no hemos parado.

¿Qué ventajas veis en la enseñanza a distancia y online frente a las clases presenciales? ¿Qué podemos encontrar en la web de Pearl Knitter?

La ventaja principal de la enseñanza online es que aprendes a tu ritmo, en el horario que más te convenga, y revisas los vídeos siempre que lo necesites. Nosotras, además, potenciamos la comunicación directa, cuando hay un curso en marcha mi madre y yo estamos al pie del cañón y cualquier duda o drama tejeril queda solucionado lo antes posible. El apoyo del grupo online es fundamental, por las conexiones que nacen, las amistades que se crean y los ánimos que se intercambian. Nuestros grupos online son fluidos, animados, llenos de anécdotasy mi madre y yo participamos como dos más. Lo presencial tiene un encanto especial, compartes a tiempo real y en vivo la experiencia con otras tejedoras, sin embargo, nuestro proyecto es 80% online y 20% presencial, por nuestras circunstancias personales, que trabajamos juntas, pero vivimos en ciudades diferentes, nuestro medio natural es online.

En Pearl Knitter estamos en constante evolución y procuramos ofrecer todo lo que está en nuestra mano, están por venir las clases online personalizadas, ya sea para aprender desde cero, para tejer aquello que se te resiste o para diseñar y tejer tu propia idea, y mucho más… Publicaremos nuestro primer libro, y estamos trabajando en nuestra primera colección de prendas.

 

“Para empezar a tejer y adquirir las técnicas sabiendo lo que haces, para que el conocimiento perdure y se convierta realmente en una habilidad, lo mejor es no complicarte”.

¿Recuerdas lo primero que tejiste? ¿Fue un momento de orgullo?

De pequeña tejí bufandas, en punto bobo y punto liso, pero pasaron por mi vida sin pena ni gloria. Pero el primer diseño que tejí no lo voy a olvidar nunca, en el 2012… Era una idea mía y me compliqué tanto (un vestido tejido con 3 colores, de forma acampanada, con la técnica Intarsia, manga ranglan…) que aprendí una lección muy valiosa: para empezar a tejer y adquirir las técnicas sabiendo lo que haces, para que el conocimiento perdure y se convierta realmente en una habilidad, lo mejor es no complicarte. Aprender desde la sencillez ayuda a asentar las bases y realizar acciones más complejas poco a poco, sin apenas notarlo. No merece la pena embarcarte en un proyecto muy farragoso, que acabe en frustración y termines tirando la toalla. Tejer implica muchas cosas, entre ellas aumenta la autoestima, nos ayuda a controlar la impaciencia, a vencer los nervios, y mil cualidades más… Por eso, después de haber sido una tejedora muy impaciente he aprendido que es mejor partir de lo sencillo para después llegar todo lo lejos que se desee.

¿Qué inspira e influencia los diseños que creáis?

Dado que ambas venimos del mundo del Arte diría que eso siempre está de fondo, cada cual utiliza sus conocimientos y experiencias para aplicarlos a su trabajo diario. Pero en realidad distinguimos varias maneras de diseñar, no es lo mismo crear un patrón con un fin didáctico, como puede ser tejer tu primer jersey, que tejer un diseño que no va a convertirse en patrón, es decir, que puede ser parte de una colección, donde enseñar a otras personas a través de tus prendas pasa a un 2º plano y te metes de lleno en un proceso de diseño completamente diferente. En el primer caso nos inspira ser capaces de transmitir el conocimiento claramente, y en el segundo, exprimir al máximo nuestra creatividad.

¿Qué tipo de materiales preferís usar?

Las lanas de autor o de calidad premium son un verdadero gustazo, son las que siempre quieres tejer, las que guardas como tesoros para proyectos especiales. Sin embargo, dado que sabemos que tejer se puede convertir en una adicción (de las más sanas, por cierto), cuando ofrecemos los materiales dentro de nuestros cursos procuramos elegir ovillos que mantenga la relación calidad/precio más asequible. Una vez que aprendes o que dominas algunas técnicas o patrones, siempre puedes permitirte invertir en lanas de calidad premium para crear prendas especiales.

De todos vuestros diseños, ¿tenéis un favorito?

Pues si tengo que quedarme con uno sería con el Museum Sweater, un diseño tejido con la técnica Intarsia que nos ha dado muchas alegrías, no solo por la acogida que ha tenido todos estos años, también porque la Intarsia es una de nuestras técnicas favoritas y que permite trabajar con 2 de las cosas que más nos gustan: el color y la geometría. Además, es uno de nuestros diseños más reconocibles, y cuando alguien lo ve sabe que es de Pearl Knitter.

 

“Cuando tejes tu primer jersey no hay vuelta atrás, te permite crear tu propia ropa y salir de la uniformidad que impera a la hora de vestir”.

¿Qué tipo de cosas disfrutáis tejiendo más?

Lo que más nos gusta es tejer jerseys, digamos que es nuestra prenda predilecta, por muchos motivos, por la cantidad de posibilidades que hay para crearlos, hasta porque es de las prendas que más alegrías da a quienes tejen con nosotras. Cuando tejes tu primer jersey no hay vuelta atrás, te permite crear tu propia ropa y salir de la uniformidad que impera a la hora de vestir. Suele suponer un reto porque un jersey necesita que se ajuste a la talla y la tensión de cada tejedora, de ahí que en todos nuestros cursos siempre enseñemos a adaptarlo a cada persona, no solo es tejer una muestra y calcular, hay muchos factores que intervienen en la adaptación de un patrón, y pasa desde el punto elegido, a las mangas, el escote, etc. Puedes tener una talla 36 y medir 1.80cm o 1.50cm, puedes tener más caderas que pecho, o tener los brazos largos, o el tronco corto… Dentro de los cursos incluimos siempre explicaciones de cómo adaptarlo manteniendo el diseño en la medida de lo posible, a cada tejedora.

¿Cómo es un día normal frente a Pearl Knitter?

Tanto mi madre como yo somos madrugadoras. Me levanto muchos días a las 5 a.m. para aprovechar la tranquilidad y adelantar, solo puedo trabajar por las mañanas, así que 5 horas (de 9 a 14) se me quedan cortas, a lo largo de la semana hago de todo: sesión de fotos, escribir post, hablar con proveedores, contestar mails, seguir los mil cursos a los que estoy apuntada, tratar de mejorar siempre en las cuestiones técnicas de WordPress, Photoshop, Ilustrator, Indesing… Muchas veces termino el día echando de menos poder tejer más, con esa sensación de no poder dedicar el tiempo suficiente a una de las cosas más me gustan, y que al fin y al cabo es el motivo de que Pearl Knitter exista. Mi madre y yo solemos hablar todos los días por teléfono o por Skype para ver los avances en los diseños, las dudas de los patrones, etc.

En la vida hay que elegir y las elecciones dicen mucho de nosotros. ¿Patrones digitales o patrones en papel? ¿Instagram o Facebook?¿lana “güena o acrílica?

Pues si tengo que elegir me quedo con 1 patrón digital, que me permite tenerlo todo: imprimirlo si necesito apuntar, etc, e igualmente utilizarlo desde cualquier dispositivo. Entre Facebook e Instagram, sin duda Instagram, es una red social repleta de tejedoras maravillosas y de fotos inspiradoras, de hecho, soy tan desastre que me olvido muchas veces de compartir nuestras novedades en la fanpage de Facebook… Y sobre la lana… “Güena”, siempre.

Qué reivindicaríais a través de las manualidades. Por cierto, ¿se están modernizando o hay burbuja craft?

Bueno, yo especialmente hago hincapié en que tener un proyecto de este tipo es un trabajo como otro cualquiera, solo que por ser algo asociado a un hobby o pasatiempo muchas veces hay que lidiar con personas que no entienden lo que haces. También lucho por conseguir que las cosas tengan el nombre y el lugar que le corresponde, cuando empecé en 2013 poca gente hablaba de Diseñadoras de Punto Españolas, afortunadamente cada vez más tejedoras que diseñan lo dicen abiertamente, sin que parezca que es un delito dedicarte a lo que te gusta.

Sobre el tema de la burbuja craft, últimamente lo escucho y lo leo por todas partes, como cuando la fotografía llegó a la telefonía móvil y todos podíamos ser fotógrafos… Supongo que, al llegar a más personas, existir más opciones para aprender y para enseñar, para mostrar tu trabajo, etc, parece que hay un boom tejeril. Leo a muchas personas preocupadas porque “ahora todo el mundo teje”. ¡Pues genial! Para mí es una gran noticia, si no hubiera personas interesadas, no existiría la demanda y no tendría a quien dirigirme. Ese tipo de actitud me recuerda siempre al mundo Heavy (aquí una es fan de todos los grupos con melenas), muchos de mis amigos se quejaban cuando un grupo de música dejaba de ser exclusivo de los Heavys, tenían un Hit y llegaba a mucha más gente. Eso les hacía sentirse invadidos o menos especiales, su seña de identidad parecía verse dañada. A mí eso no me ocurre, ni con la música ni con tejer, cuanta más gente sepa valorar el rock y tejer, mejor será el mundo desde mi punto de vista. Además, tejer se hace desde hace siglos, habrá quien teja por moda, quien lo haga por pasión, pero de lo que estoy segura es que ya sea por moda, por diversión, por compartir algo con tus amigas, por querer recuperar aquello que tu abuela te enseñó y olvidaste, el tiempo que tejer esté presente en la vida de cada persona, sea más o menos, le va a aportar algo positivo. Si hay burbuja craft y de alguna manera ayuda a alguien a sentirse mejor, ¡bravo!

Podéis recomendarnos dos artistas (ya sea pintores, cocineros, diseñadores) que te inspiren o admires especialmente.

Si tengo que quedarme con 2 lo hago con Louis Bourgeois, adoro a esa mujer, y con Mark Rothko, por el uso del color. Ambos fueron clave para que decidiera estudiar Hª del Arte, y a mi madre también le gustan. Pero añado una tercera mujer artista, tengo un post hablando de ella en mi blog: Judith Scott, su arte textil y su historia son realmente inspiradoras. 

Además de realizar talleres presenciales (u online), no hace mucho habéis lanzado para vuestra comunidad una nueva idea: Vivir Tejiendo. ¿Puedes hablarnos un poco más de este proyecto?

Vivir Tejiendo es un proyecto muy personal que nace de la curiosidad que me trasladan muchas seguidoras acerca de este mundo, también porque siento que puedo ayudar a otras personas facilitándoles el camino para que ellas también puedan Vivir Tejiendo. En breve arrancará la comunidad de Vivir Tejiendo, donde compartiré los más y los menos de un proyecto como Pearl Knitter, las herramientas que utilizo, mi manera de enfocarlo, y también técnicas y diseño. Me gustaría crear una comunidad de la cual nazcan más proyectos. No será un “Si yo lo he hecho, tú también puedes”, eso me parece un arma de doble filo, el esfuerzo y el trabajo duro, la soledad de emprender, los errores, etc, están ahí, y lo que quiero es compartir cómo lidio yo con todo eso, además de enseñar otras cuestiones que tantos quebraderos de cabeza nos dan, como valorar nuestro trabajo, ponerle precio, o ser capaz de hacer un presupuesto.

Muy importante: qué dos consejos le daríais a alguien que quiere emprender en el mundo craft o siente pasión por tejer.

Este 2018 compartí en mi blog mi propósito de no permitirme ni un “y si hubiera hecho esto, o aquello”, es decir, que soy defensora de que hay que intentar hacer lo que nos gusta o nos apasiona, eso sí, hay que hacerlo con cabeza, teniendo en cuenta muchos factores. Como muchas personas yo he aprendido en base al acierto-error, así que equivocarnos forma parte del proceso, hay que aceptarlo y ser capaces de darle la vuelta para solucionarlo.

¡Gracias!

¡Gracias a vosotros!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *