Recetas

España huele a ajo (receta ajoblanco)

Ajoblanco

Por Tamar Meneses/QUEENENSALADA

A mi Victoria Beckham no me interesaba lo más mínimo hasta que dijo aquello de “España huele a ajo”.

Se armó un revuelo monumental en el país, pero yo, que queréis que os diga, estuve totalmente de acuerdo con esta definición. A partir de ese momento escuché y observé lo que Victoria decía o hacía con otros ojos, con más simpatía.

Porque es verdad, España huele a ajo, y después a sofrito. El ajo, y el sofrito, son la base de la comida tradicional española.

¿Qué sería de nuestra identidad sin el ajo? Pensad por un momento en que sería de nuestra cocina tradicional sin el… Sencillamente no existiríamos, estaríamos perdidos entre la acidez del aceite de oliva y el dulzor de la cebolla… Sin punto diferenciador, sin vuelta de tuerca, sin sabor español.

¡Viva el ajo, señores, viva el ajo!

Como pequeño homenaje a España, al ajo, y a Victoria y su astuta pituitaria, hoy os traigo una de las sopas frías con más solera y sentir español que existen. Porque hay veces que necesitamos reconciliarnos con el país, porque hay veces que debemos hacer un ejercicio de superación, abstraernos de todo lo malo que nos rodea y con pequeños gestos, volver a admirarnos de lo bueno que tenemos. Hagamos hoy un repaso de todo lo bueno que somos, como conjunto, y pongamos en un puesto alto de nuestra lista al ajo y al Ajoblanco.

Ajoblanco

Esta sopa fría, o gazpacho, pasa por ser una de los plantos más antiguos del recetario tradicional español. En los últimos años hemos visto como salían gazpachos de mil sabores, de hasta de debajo de las piedras, algunos con más sentido gastronómico que otros, y algunos rozando la idiotez.

El Ajoblanco, junto con el gazpacho tradicional, y el salmorejo, siguen siendo el trío ganador de cualquier verano.

Ingredientes (para unas 4 personas)

200 gr. de almendras crudas sin piel (mejor si las pondremos en agua unas horas antes de acometer la receta)

80 gr. de pan duro que tendremos remojado en agua fría.

2 dientes de ajo, o más si lo quieres con pura potencia española 😉

180 ml. de aceite de oliva (yo lo uso virgen extra, pero se puede hacer con alguno más suave)

2 ½ cucharadas de vinagre de jerez

Sal y 500 m. de agua muy fría

En el Ajoblanco priman dos cosas para que salga perfecto, la calidad de los ingredientes y el método de elaboración. Hay que seguir los pasos tal como se exponen aquí para que salga bien mezclado y no se nos separen los ingredientes al dejarlo reposar.

En una batidora potente se pican las almendras, retirándoles primero el agua de remojo. Se le añade el pan ya escurrido y los ajos. Se debe formar una masa espesa.

En este punto se va añadiendo el aceite poco a poco mientras se sigue batiendo. Cuando vemos que la masa ha aceptado el aceite le añadimos sal y el vinagre.

Poco a poco, y sin dejar de batir se va añadiendo el agua fría. Añádele menos agua de la detallada si quieres que te quede más como una crema.

Queda magnífico con unas uvas peladas y troceadas como acompañamiento.

Si lo has preferido como una crema, prueba a untarlo en pan tostado y acompáñalo de unas buenas sardinas o arenques ahumados, o con unas judías planas al vapor si quieres una versión más verde.

Nada refresca más una comida que una sopa fría.

Escrito por:

Captura de pantalla 2016-06-08 a la(s) 10.32.37

Conscientemente mediterránea y más castiza de lo que me gusta reconocer. Adoro el buen vino, y si no existiera el jamón ibérico, sería vegetariana.
Procuro tener siempre flores y caminar por la parte soleada de la calle.
Vivo con una curiosidad sana por casi todo.
No concibo la vida sin compartirla con animales.
Tranquila. Imaginativa. Realista.
No soy de lágrima fácil, tampoco de abrazo.
Me esfuerzo en ser viajera, no turista. Odio el trayecto.
Con la báscula y el despertador firmé hace tiempo un armisticio.
Amiga de lo sencillo. Enemiga del triste, del gris, del tibio.
Habladora, observadora, no me gusta nadar y guardar la ropa.
No soy perfeccionista, pero me gusta hacer lo correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *