Recetas

“Helado” de chocolate con granola casera

01

Texto y fotos de QUEENENSALADA

Mientras editaba las fotos que acompañan la receta de esta semana tenía, estratégicamente colocado, un puñadito de la exquisita granola que os muestro. Cada vez que movía un parámetro de luz, un nivel o la exposición, iba robando pellizcos de avena, almendra y coco especiado.

La granola, ese invento anglosajón que le da una vuelta de tuerca azucarada al muesli, es una  más de las  tendencia gastronómicas que he agregado hace algún tiempo a mi ya larga lista de alimentos con los que mantengo una relación de pasión absoluta.

En todo, y en la comida también, hay modas. Si eres una persona con curiosidad te será muy difícil no probar todo lo que de nuevas venga, y seguro que te quedarás con alguno de esos productos para siempre.

Kale, granola, cualquier producto derivado del coco, shichimi togarashi, leche de tigre, kimchi, yuzu, zatar, quinoa, smoothies, melaza de granada, y un largo, larguísimo, etcétera, se nos instalan en casa y de pronto hacen buenas migas con nuestra alacena más castiza. Se hacen indispensables.

Viajar sin trabajar el paladar no es posible. Volver de un viaje sin haber abierto el paladar es haberte dejado en el tintero un rasgo fundamental de la cultura visitada.

Prueba, y tráete en la maleta recuerdos que disfruten todos en casa cuando regreses. Una vez más, comparte.

La granola y el falso helado de chocolate me los traje de un viaje a California, la nueva cuna de la alimentación sana. Obsesión por lo orgánico, por las dietas sin grasas, sin azúcares refinados, por la energía limpia, verde, y todo lo vegetal como base.

Un helado sin cremas, sin huevos. Una mezcla de cereales y frutos que van liberando energía poco a poco, para que no decaigas.

Ah! Jamás estuve en California, pero es lo que me trae a la cabeza esta receta de hoy, porque la comida también abre la mente, también te da alas para imaginar. Viajar, imaginar a través del paladar.

05

“Helado” de chocolate con granola casera, o viajar sin haber visitado

Granola

Ingredientes, para hacerte con un bote grande al que asaltar con nocturnidad y alevosía

250 gr. de avena, en mi caso integral

100 gr. de almendras enteras, con su piel

50 gr. de coco seco sin azucarar

2 cucharadas de azúcar moreno

3 cucharadas de aceite de coco

2 cucharadas de sirope de agave, o miel

1 cucharada de canela molida, 1 cucharadita de jengibre molido, ¼ de cucharadita de clavo molido, ½ cucharadita de sal gorda y ¼ de nuez moscada rallada.

Un puñado de pasas sultanas

Precalentar el horno a 150º C. En un bol mezclar muy bien la avena, las almendras (machacando primero la mayor parte de ellas y dejando algunas enteras), el coco seco, el azúcar y la media cucharadita de sal.

En un cazo pequeño y a fuego muy bajo, calentar un poco el aceite de coco con el sirope de agave y las especias, removiendo para que todo quede bien mezclado. Cuando esté todo ligado verter esta mezcla en la avena y remover muy bien para que todo quede bien impregnado.

Volcar todo a una bandeja de horno, donde habremos puesto papel de hornear al fondo, aplanando bien para que quede una capa lo más delgada posible.

Hornear durante 20 minutos, sacar del horno remover nuestra granola, volver a aplanar y dejar en el horno otros 15-20 minutos, hasta que todo tenga un bonito tono tostado.

Sacar del horno, dejar enfriar y añadir las pasas. Traspasar a un bote hermético. Puede durar más de un mes, pero en casa nunca hemos sido capaces de aguantar tanto.

Existen mil y una mezclas para hacer granola, con la base de la avena, y respetando la mezcla húmeda que sirve para medio “caramelizar” la mezcla, todo lo demás es cuestión de imaginación.

Falso helado* de chocolate

Ingredientes, para dos personas.

2 plátanos maduros

2 cucharadas bien servidas de cacao en polvo, sin azúcares añadidos.

De ¼ a ½ vaso de leche, en mi caso leche vegetal de coco

Un chorreón de agave, o sea cual sea el endulzante que te guste usar.

Los plátanos deben estar troceados y bien congelados con anterioridad para hacer este helado. En casa siempre tenemos fruta congelada para hacer varias preparaciones distintas que solemos tomar en vez del helado tradicional, que preferimos dejar para cuando vamos a una buena heladería. En casa preferimos evitar el consumo de grasas y azúcares en exceso.

En una trituradora, o batidora de vaso, que admita hielo poner todos los ingredientes y accionar poco a poco, para no forzar la máquina. Poco a poco irá cogiendo ritmo, triturando y mezclando todos los ingredientes y convirtiéndolos en una crema muy parecida al helado.

Pasar el “helado” a unos cuencos, añadirle un par de cucharadas de granola casera y a disfrutar.

*Este helado no se puede congelar para tomar más tarde, pierde toda la cremosidad y no resulta agradable. Además, obviamente, el resultado es un helado mezcla de sabores del plátano y el chocolate.

FullSizeRender (4)

Escrito por:
Conscientemente mediterránea y más castiza de lo que me gusta reconocer. Adoro el buen vino, y si no existiera el jamón ibérico, sería vegetariana.
Procuro tener siempre flores y caminar por la parte soleada de la calle.
Vivo con una curiosidad sana por casi todo.
No concibo la vida sin compartirla con animales.
Tranquila. Imaginativa. Realista.
No soy de lágrima fácil, tampoco de abrazo.
Me esfuerzo en ser viajera, no turista. Odio el trayecto.
Con la báscula y el despertador firmé hace tiempo un armisticio.
Amiga de lo sencillo. Enemiga del triste, del gris, del tibio.
Habladora, observadora, no me gusta nadar y guardar la ropa.
No soy perfeccionista, pero me gusta hacer lo correcto.
Trabajé en 1000 cosas, pero paré y ahora camino por nuevos escenarios.
También tengo defectos… Pero esos los guardo para otro día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *