Recetas

Smoothie de calabaza

halloween-smoothie

Por Tamar Meneses/QUEENENSALADA

Hace sólo unos pocos años que ya no lucho contra Halloween. Sí, yo era de las que renegaba de esta fiesta tan absurda, una americanada que se nos había colado por la puerta de atrás hasta arrasar, y casi hacer desaparecer, nuestras señas de identidad.

Ya no lucho. Tampoco comulgo con ruedas de molino. Simplemente la dejo estar, tomo lo bueno que tiene y paso de lo que me sigue sin gustar.

De las pocas cosas que considero un descubrimiento a agradecerle a Halloween es su amor por la calabaza. Otoño es calabaza, claro… pero los americanos aquí lo han bordado y la Pumpkin Pie o tarta de calabaza típica de esta fiesta (y de Acción de Gracias) es de las mejores tartas que puedes preparar en otoño. El sabor de la calabaza asada con su característica mezcla de especias (el verdadero secreto del Pie) es sencillamente perfecto.

Por otra parte tiene que, como casi todo en la repostería americana, las calorías se disparan: demasiada azúcar, nata, masa.

Así que hace años que cuando va llegando esta fecha me preparo una versión más sana de la tarta, en forma de smoothie, bien frío, porque aquí todavía hace calor.

Fácil y sano, y riquísimo, altamente especiado.

Smoothie de Calabaza para una persona

200 gr. de calabaza tipo violín

100 ml. de leche de coco

1 c.p. de agave, o el endulzante que queráis

½ c.p. de canela molida

½ c.p. de jengibre molido

¼ c.p. nuez moscada rallada

1/8 c.p. de clavo molido

Hielo, como 4 o 5 cubitos.

Previamente a disfrutar de nuestro smoothie de Pumpkin Pie, deberemos hacer el puré de calabaza característico de esta tarta. Es fácil, sólo tienes que cortar en pedazos la calabaza (yo aprovecho para hacer mucha y que me quede para varios platos que me llevan este puré), pelarlos y ponerlos en una fuente de horno sin más, sin aceite, sin sal, sin azúcar, nada. Normalmente tarda en quedar tierna una hora a 180º. Cuando esté tierna la sacamos del horno y la dejamos enfriar totalmente. Yo lo hago por la noche, para tenerla fría y preparada a la mañana siguiente.

En una batidora de vaso, de las que pueden moler hielo, poner todos los ingredientes y batir hasta que quede como un batido.

Sin más. Voilá.

Más sencillo que el mecanismo de un chupete, y sano, sano.

tamar

Conscientemente mediterránea y más castiza de lo que me gusta reconocer. Adoro el buen vino, y si no existiera el jamón ibérico, sería vegetariana.
Procuro tener siempre flores y caminar por la parte soleada de la calle.
Vivo con una curiosidad sana por casi todo.
No concibo la vida sin compartirla con animales.
Tranquila. Imaginativa. Realista.
No soy de lágrima fácil, tampoco de abrazo.
Me esfuerzo en ser viajera, no turista. Odio el trayecto.
Con la báscula y el despertador firmé hace tiempo un armisticio.
Amiga de lo sencillo. Enemiga del triste, del gris, del tibio.
Habladora, observadora, no me gusta nadar y guardar la ropa.
No soy perfeccionista, pero me gusta hacer lo correcto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *