Recetas

YO ESPIRALIZO, TU ESPIRALIZAS, EL ESPIRALIZA, O LA PENÚLTIMA TONTERÍA

PREPARACIÓN

Por Tamar Meneses/QUEENENSALADA

Hablábamos el otro día que las modas en la gastronomía tienen de bueno que nos facilitan el acceso a nuevos ingredientes, o cacharros, para acoger en nuestra despensa.

Y de malo tiene que la gente se pone muy tonta (yo la primera) con tanta novedad.

Yo soy muy fácil para dejarme llevar por el querer probar nuevos ingredientes, y los busco como si no hubiera un mañana. Hoy mismo sin ir más lejos me no me he podido resistir a comprar salicornia, lima kaffir y galanga fresca (os avisé, me pongo muy tonta).

No soy tan fácil para comprar cacharros nuevos e intento que en mis compras de utensilios y menaje de cocina prime la calidad. Prefiero tener una sola cazuela de hierro fundido de determinada marca francesa, que varias baratas de una marca sueca. Me entendéis, verdad?

PLATOTERMINADO

Esto hace que muchas veces tarde un año, o más, en comprarme un invento nuevo… y bueno, eso también tiene de bueno que si al final me decido a comprarlo habré leído mil y una críticas, habrá en el mercado nuevas variedades del producto para elegir el más conveniente para mis circunstancias, y además puede que sea hasta más barato.

En la cocina no hacen falta mil utensilios para cocinar rico y sano, pero si te apetece lanzarte al gastrogadget, no te vuelvas loco y medita antes de comprar. No hay nada más triste para un utensilio que quedar abandonado, olvidado a su suerte en el fondo del último cajón de la cocina.

Seguramente habrás visto ya espaguetis de calabacín. Seguramente sabes que se hacen con un espiralizador. Seguramente ya tengas uno en la cocina. Pero si no, aquí va mi receta de hoy, por si de pronto quieres creer que tu vida sin espiralizar no es vida ni es .

Nota: si crees que si no tienes espiralizador esta receta no es para ti… Sorpresa!!! Sigue leyendo.

INGREDIENTE

ESPAGUETI DE CALABACÍN CON PESTO DE KALE

Para 2 personas.

Para el pesto:

4 ó 5 ramas de kale *

80 gr. de pipas de calabaza peladas

1 diente de ajo

30 gr. de queso Grana Padano rallado

Aceite de oliva virgen extra, sal, zumo de limón

Lava las ramas de kale y retira y deshecha el nervio central, troceando un poco las hojas que te quedan.

Pon el kale, las pipas, el queso rallado y el ajo en un robot de cocina, añade un chorreón de aceite de oliva, otro de zumo de limón y dale caña al robot hasta que se triture todo muy bien. Si ves que hace falta más hidratación, añádele aceite y limón poco a poco. El resultado debe ser algo denso, no aguado. Pruébalo y añade sal si ves que con lo salado del queso no es suficiente. Mézclalo todo muy bien otra vez.

*Otra “novedad”. Si no encuentras fácilmente kale (una prima hermana de la berza gallega) puedes sustituirlo por 150gr. de rúcula, y si estás en Galicia, pues por berza gallega.

Para los espaguetis:

3 calabacines estrechos, de los de piel oscura (acabo de enterarme de que esa variedad se llama “negro belleza”… no me digáis que la cocina no es poesía)

Aceite de oliva virgen, sal

Espiralizador o pelador de verduras

Lava muy bien los calabacines, córtales los extremos y espiraliza siguiendo las instrucciones de tu espiralizador. Si no tienes el cacharro en cuestión, siempre puedes hacer los espaguetis con un pelador de verduras… te saldrán más tallarín que espagueti, pero el concepto es el mismo.

Pon un chorrito de aceite en una sartén a fuego medio y saltea un poco las tiras de calabacín con un poco de sal… deberán quedar algo duritos, así que no os paséis mucho con la plancha.

Una vez los tengáis hechos, servid en un plato con una cucharada sopera de pesto, removed para que todo se impregne bien, y a disfrutar. Con espiralizador o sin él, están buenísimos.

FullSizeRender (4)

Escrito por:
Conscientemente mediterránea y más castiza de lo que me gusta reconocer. Adoro el buen vino, y si no existiera el jamón ibérico, sería vegetariana.
Procuro tener siempre flores y caminar por la parte soleada de la calle.
Vivo con una curiosidad sana por casi todo.
No concibo la vida sin compartirla con animales.
Tranquila. Imaginativa. Realista.
No soy de lágrima fácil, tampoco de abrazo.
Me esfuerzo en ser viajera, no turista. Odio el trayecto.
Con la báscula y el despertador firmé hace tiempo un armisticio.
Amiga de lo sencillo. Enemiga del triste, del gris, del tibio.
Habladora, observadora, no me gusta nadar y guardar la ropa.
No soy perfeccionista, pero me gusta hacer lo correcto.
Trabajé en 1000 cosas, pero paré y ahora camino por nuevos escenarios.
También tengo defectos… Pero esos los guardo para otro día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *